Skip to main content

Seguridad en la piscina y al nadar

  • NUNCA dejes a un niño desatendido alrededor de la alberca; mantén tus ojos en los niños TODO EL TIEMPO.
  • Designa a un "vigilante del agua".
  • Instala una reja de barrotes verticales y cerradura automática alrededor de tu alberca. La abertura entre los barrotes no debe ser mayor a 4 pulgadas.
  • No dejes muebles cerca de la reja de la alberca que podrían invitar a un niño a escalar y saltar la barrera.
  • Mantén juguetes y mascotas lejos de la alberca; pueden provocar que un pequeño caiga al agua.
  • Mantén un equipo salvavidas cerca de la alberca y aprende a usarlo. Se recomienda incluir un palo largo, una cuerda y llantas salvavidas.
  • Instala un teléfono en el área de la alberca y ten siempre a la mano un teléfono inalámbrico de modo que nadie tenga que ir al interior de la casa a contestar una llamada.
  • Coloca en un lugar visible las instrucciones de resucitación cardiopulmonar (CPR) y el número 9-1-1 para cualquier emergencia.
  • Aprende CPR e insta a que cualquier persona interesada en el bienestar de los niños lo haga.
  • Siempre nada con un compañero.
  • No dependas de juguetes flotadores; no son diseñados como salvavidas. Usa equipo salvavidas autorizado.
  • Siempre nada lejos de trampolines y resbaladeras; cuando vayas a saltar al interior de la alberca asegúrate que el área esté despejada.
  • Si tienes calor en exceso, entre al agua lentamente. Los cambios rápidos de temperatura pueden provocarte un desmayo o la pérdida de control muscular.
  • No mezcles drogas o alcohol con la natación.
  • Asegúrate que el interruptor GFI de la luz de la alberca funcione.
  • Asegúrate que el equipo de limpieza de la alberca, como el cepillo y el palo de metal, no entren en contacto con cables de electricidad.
  • Enseña a los niños mayores a cuidar a sus hermanos menores.
  • No corras o juegues alrededor de la alberca. El piso que rodea la piscina es muy resbaladizo cuando está mojado.