Skip to main content

La calefacción en el hogar

Cuando llega el invierno, es agradable llegar a casa y poder subir la temperatura por medio del termostato. Sin embargo, para no correr riesgos durante los meses más fríos, recuerda lo siguiente:

  • Instala sensores de humo y asegúrate que estén funcionando normalmente.
  • No utilices la estufa o el horno como fuente de calefacción de tu casa. El riesgo de usar este método de calentar tu casa es mucho y el calor que se produce no es suficiente.
  • Tampoco uses parrillas de carbón o calentadores de gas como fuente de calefacción para tu hogar. Aunque no se vea una llama, el carbón y el gas propano emiten monóxido de carbón que puede causar la muerte si se acumula en un lugar cerrado.
  • El uso de velas como fuente de calor también es muy peligroso e inefectivo. Jamás dejes una vela encendida en un cuarto donde no haya personas o cuando te vayas a dormir.
  • Si tienes chimenea, asegúrate que esté bien ventilada y que la parte interna esté limpia de tizne para evitar los incendios espontáneos. Procura no dejar la chimenea encendida cuando te vayas a dormir.
  • Cuando uses calentadores eléctricos, conéctalos directamente a los enchufes de la pared. No uses extensiones ya que una sobrecarga puede causar un incendio.
  • Para evitar incendios, no uses calentadores cerca de las cortinas, muebles o material flamable. Una buena regla a seguir es de mantener los calentadores a 36 pulgadas de distancia de cualquier objeto que pueda incendiarse. Desde luego, mantén a los niños y animales alejados de estos calentadores.

Al principio