Skip to main content

Reduce la entrada de calor a tu hogar en el verano

También en esta página

Los componentes de tu casa, como las ventanas, paredes, puertas y techos sirven para sellar el interior de tu vivienda. La eficiencia en energía de estos componentes impacta tus costos de refrigeración y calefacción.

En el verano, el controlar la cantidad de calor que entra a tu hogar te permitirá reducir el costo del aire acondicionado y permanecer más cómodo.

Ventanas

Las ventanas son responsables por casi la mitad del calor que entra a tu hogar en el verano.sources of heat gain chart

  • Pónle sombra a las ventanas que reciben los rayos del sol directamente con dispositivos tales como pantallas de sombra, marquesinas, árboles y arbustos, polarizado en las ventanas; en el interior coloca persianas y cortinas. El polarizar las ventanas puede ahorrarte hasta 25% del costo de aire acondicionado, cuando se compara con ventanas sin sombra.
  • La efectividad de un producto para polarizar una ventana se mide por su coeficiente de sombra. A más bajo coeficiente de sombra, más efectivo el material para bloquear el sol. Entre las marcas más reconocidas de mosquiteros obscuros se encuentran Phifer, New York Wire y Textilene.
  • En el verano, cierra cortinas y persianas durante el día para ayudar a bloquear los rayos del sol y entrada de calor.

Empaques

  • Inspecciona las tiras de goma alrededor del exterior de puertas y ventanas para asegurar que cualquier rendija o grieta quede sellada y no se pueda fugar el aire acondicionado del interior de la casa.
  • Resana los marcos alrededor de las ventanas y de todos los orificios de las paredes exteriores, tales como los de ventilación, tubería y cajas eléctricas.
  • Instala empaques de hule espuma o de goma en todos los interruptores y contactos.
  • Revisa la placa desviadora de la chimenea para asegurarte que está bien sellada y que no pasa la luz del día por las orillas.
  • Mantén puertas y ventanas completamente cerradas para retener el aire acondicionado en el interior.
  • Revisa las puertas de tus mascotas para asegurarte que estén bien ajustadas y reemplaza los empaques de goma conforme sea necesario.

Al principio

Techos

La ventilación y el material aislante (insolación) del ático afecta la cantidad de calor que es transferido desde el ático hasta el interior de la casa a través del techo.

  • Asegúrate que el ático esté propiamente ventilado. Sin una ventilación adecuada, las temperaturas del ático pueden alcanzar hasta 140 o incluso 160 grados. Estas altas temperaturas no sólo aumentan los costos de aire acondicionado, sino que reducen la duración del material del techo.
  • Para disponer de ventilación natural, el ático debe tener un equilibrio entre las ventilas de entrada de aire así como las de salida de aire. Las de entrada deben estar colocadas más abajo que las de salida para obtener el máximo beneficio. Los ventiladores eléctricos en los áticos no son, por lo general, una buena idea ya que típicamente usan más energía que la que ahorran.
  • El material aislante (insolación) proporciona una línea de defensa entre las temperaturas del ático y la comodidad de tu hogar. La efectividad del material aislante se mide en valor R y típicamente, a más alto valor R, más efectivo es el material en la reducción de la cantidad de calor transferido.
  • El aumentar los niveles de material aislante (insolación) de R-11 a R-30 puede ahorrarte hasta 5% en el costo de aire acondicionado. SRP recomienda material aislante de R-30 o mayor.

Paredes y puertas

  • Una pintura clara en el exterior de la casa ayudará a reflejar el sol, absorbiendo menos calor y manteniendo tu hogar más cómodo.
  • El plantar árboles y vegetación de hoja caduca proveerá sombra durante el verano y permitirá el paso de los rayos del sol durante el verano.

Fuentes internas de calor

El calor interno es el que emiten motores domésticos generado por actividades como cocinar, lavar e incluso nuestros propios cuerpos.

  • Evita agregar calor en exceso a tu casa durante las horas más calurosas del día. No agregues calor y humedad a tu hogar prendiendo el horno, la lavadora o secadora de ropa ni la máquina lavatrastes.

Al principio